Remodelamos el edificio de la Dirección Provincial de Antropología

Junto a la gobernadora Lucía Corpacci y la secretaria de Cultura Jimena Moreno, el ministro Rubén Dusso participó de la inauguración de las nuevas oficinas administrativas y laboratorios de la Dirección de Antropología de Provincial, que se ubica en el Predio Ferial Catamarca.

Esta obra no solo viene a saldar una deuda histórica para con los empleados de esta dependencia sino que además, es el primer paso para que la autoridad de aplicación colabore con las investigaciones científicas en Catamarca, donde la provincia está considerada como la Meca de la arqueología Argentina.

Tras su traslado desde su anterior emplazamiento, en el subsuelo del paseo General Navarro (Plaza Alameda), la Dirección de Antropología estuvo funcionando en condiciones edilicias que no eran las óptimas para el normal desarrollo de las actividades que allí se realizan y, por este motivo, desde la Dirección de Obras por Contrato del Ministerio de Obras Públicas se elaboró un proyecto para acondicionar el espacio y satisfacer las necesidades del área.

Las oficinas cuentan con la parte administrativa y cuatros laboratorios: Área de Conservación, Área Inventario y Documentación del Patrimonio Arqueológico y Paleontológico, Departamento Antropología y Área Paleontología.

Además, el sector destinado a la reserva patrimonial cumple con todos los requisitos nacionales e internacionales para resguardo de nuestro patrimonio, siendo una de las mejores Reservas del País.
Durante el acto de inauguración, la empleada de la Dirección de Antropología, Viviana Roldan, agradeció al Gobierno de dotar a esta área de un espacio adecuado. “Nos llena de orgullo y alegría ver estas oficinas porque desde hace mucho tiempo que veníamos trabajando en condiciones no adecuadas”, subrayó.

Entre algunas de las deficiencias que presentaba el lugar se pueden mencionar que había una instalación eléctrica deficiente (tomas e iluminación insuficientes y en mal estado), no se contaba con cielorraso y la existencia de un aislante térmico aplicado en la cubierta de chapa que se estaba desprendiendo, lo que era peligroso para las personas que trabajan en el lugar e incumplía las condiciones térmicas requeridas.

Tampoco existían mesadas, bachas y demás espacios necesarios para el trabajo de laboratorio, que funcionaba de manera precaria; no había espacio suficiente ni adecuado para el depósito y acopio del material arqueológico y paleontológico; la cocina contaba con una instalación de agua y desagües en mal estado, con pérdidas y filtraciones y, además, no existía una organización de los espacios que permitan una zonificación funcional de las diferentes áreas y sectores.

Teniendo en cuenta estas deficiencias, se realizaron entre otras, los siguientes trabajos: Extracción de aislante térmico en mal estado, realización de cielorraso suspendido de placas de yeso cartón en todo el sector, instalación eléctrica completa (tomas e iluminación), construcción de mesadas con la provisión de agua y desagües correspondientes, ampliación de las oficinas para lograr mayor espacio de acopio y mejorar la funcionalidad, refacciones generales en la cocina, construcción de sanitarios, pintura general en el sector e instalación de aire acondicionado centralizado, a excepción del área de reserva patrimonial que cuentan con un sistema de acondicionamiento de aires diferente para que los objetos que se ubican en ese sector no sufran deterioro.